martes, 4 de marzo de 2008

videos: ejemplo del papel arrastrado de la prensa.- canal 11 y la no-entrevista a parlamentario andino sobre colombia, ecuador, las farc, chavez



Video 1.- Juan Mariategui intenta centrar el debate sobre las FARC y la incursión colombiana en territorio ecuatoriano desde el punto de vista del derecho internacional. Ante ese peligro de desasne del respetable televidente, Wilder Orbegozo y el operador del diario fascista expreso Rafael Romero, interrumpen a más no poder a Juan Mariategui para que no pueda concluir sus ideas. Video 2.- las interrupciones de los empleados del fascismo se hacen mas intensas. Juan Mariategui: “disculpame pero lo que quisiera es que la pregunta sea una y no tres, cuatro..”

1 comentario:

  1. Periodismo de 50 céntimos

    Siendo de 50 céntimos, ya es caro, pues este tipo de periodismo no vale ni eso.

    Esperar sentados, frente a su televisor, para ver qué saca Magaly esa noche, para luego hacer sus primeras planas, es propio de periodistas de 50 céntimos.

    O sea, estos periodistas tienen que esperar a que Magaly saque su nota para recién ellos tener algo con que llenar las páginas, para de esa manera llevar el pan a su casa, como bien lo señalaba Gisela a un seudo periodista de Magaly.

    Estos periodistas no se mueren de hambre porque ya son muertos de hambre. Periodistas que buscan lodo que vender, caca que ofertar.

    Y la fuente de toda esa mugredad, Magaly, regresó anoche y, siendo otra muerta de hambre, como bien se lo dijera alguna vez Gisela (Magaly misma se lo sacó en cara y por eso la odia), que vive de alimentar a la bestia mayor, o sea, el público que ella cultiva, riega y abona con mierda, presentó anoche, dice que otra muestra de su "esforzada labor periodística".

    Nunca antes el periodismo tuvo tan infeliz representante.

    Si los verdaderos periodistas no se apestan de alguien como Magaly que se hace pasar como miembro de ese gremio, entonces no hay periodistas que valgan la pena.

    El cincuentacentavismo se ha impuesto.

    Y esa lacra periodística no es que sea ajena o importada. Ese náuseo-periodismo es criatura de periódicos mayores: "Trome" hijo de "El Comercio", "Popular" hijo de "La República", etc.

    O sea que los bolsillos de los Miroquesadas y los Mohme no discriminan si los dólares que se meten en ellos provienen de sus faros de periodismo o de sus cloacas respectivas. Dólar es dólar y se lava con magia blanca cuando ingresa al bolsillo. Si algo bueno tiene el billete según ellos es que su origen es anónimo. La contabilidad no lleva etiqueta de dinero basura o no.

    "RPP" se suma a esta legión de periodistas. En entrevista exclusiva, una hora antes de que Magaly salga al aire, periodistas de la talla de Canchaya y Patricia del Río, se prestan al juego del marketing y le hacen la entrevista de rigor a Magaly. El "gran" acontecimiento del año: Magaly regresa a las pantallas, a "hacer de las suyas", y le festejan sus "ampays", y crean en el público la idea de que todo lo que se dice de Magaly en su contra es sólo fruto de sus enemigos, de gente que no pueden ver cómo una mujer venida de jugar con fango puede ahora ser la más influyente del Perú, Miami y balnearios, jugando, justamente, con más fango.

    El llanto de cocodrilo registrado hace unos meses por los medios porque no le daban la suya a Magaly por vender los productos de sus auspiciadores, parece que ha dado resultado. Ahora luce un tremendo canchón como su estudio, para ella sola; los demás, su personal y equipo, son solo accesorios. Eso es "ella" materializada en paneles colorinches y pescaditos que si pudieran elegir elegirían estar fritos antes que formar parte de ese periodismo de mala ralea que se decora con escenografía multicolor y refleja el poder efímero de una pluma podrida.

    ¿No se mete con políticos? No, eso no es lo suyo, dice. No es su nicho de mercado. Mercado. Esa es la clave. Mercado, billete, lengua vendida al mejor auspiciador. Ese tipo de periodismo apesta. Y todo lo que lo promueve, también. "RPP" de primero. "Trome" y "Popular" de segundo. Todos los demás de tercero y así sucesivamente.

    ResponderEliminar