jueves, 29 de noviembre de 2007

En busca de una empleada sin colegio

El Nada Discreto Encanto De La Pequeña Burguesía
Por Ernesto Toledo Brückmann
.
La casa verde agua ubicada en la primera cuadra de la calle Domingo Nieto nos da a entender que algunas taras mentales no han sido erradicadas del todo en el Perú. En pleno siglo XXI el clasemediero distrito de Pueblo Libre alberga en su seno a una familia ávida de brindar un puesto de trabajo para quien cumpla con un requisito indispensable. “Se necesita muchacha sin colegio”, se lee en el cartel exhibido en el frontis de la casa.

.
La muchacha provinciana de tez trigueña, mandil blanco, pelo recogido, voz y cabeza gacha que responde con el siempre “sí señor”, parece colar estupendamente las expectativas de su patrona, que además está feliz pues su muchacha no culminó estudios y de querer hacerlo en la “nocturna”, se “avivaría” y “aprendería malas cosas”. Ser empleada doméstica de la burguesía quizás no resulte ser tan dramático como serlo de la aún existente clase media peruana, y peor aún de un sector enemigo de la superación personal de los más pobres y el progreso colectivo.
.
Miedo y desesperación son dos rasgos psicológicos extremos de la rengueante pero viva pequeña burguesía limeña. Sin ánimos de generalizar, la clase media tiene un miedo atroz a perder sus cómodas condiciones de vida y se asusta de cualquier movimiento social que pretenda cambiar radicalmente las relaciones económicas; de ahí proviene su tendencia extremista de derecha, materializada en la aceptación mayoritaria hacia Lourdes flores, en las últimas elecciones generales y a favor de García en la segunda vuelta.
.
Por otro lado, esta pequeña burguesía se desespera cuando no se producen los cambios sociales que le hagan mejorar su situación en la vida, se ciega, ve en todos a un enemigo y dispara en todas direcciones, aunque en medio de un adormecimiento organizativo.
.
Es sabido que la clase media peruana, a comparación de las de otras naciones de la región, no reclama de manera organizada ni pretende canalizar su descontento en organización política alguna; generalmente le clavan impuestos injustos y lo único que hace es maldecir dentro de su casa.
.
La clase media limeña quiere vivir feliz, sin grandes preocupaciones, haciendo una vida cómoda. Sabe que hay graves problemas en el mundo por resolver, pero piensa que no es su culpa y que bastante hace. No quiere que la responsabilidad sobre los grandes problemas, como el de la infinita pobreza, recaiga sobre sus espaldas. Quiere vivir ligera, sin grandes cargas que le agobien, para así disfrutar de los grandes placeres de este mundo y decir con orgullo: “si no soy burgués, al menos pretendo serlo”.

.
No niega que los pobres necesitan ayuda, pero no hasta el punto que la entristezca y le impida ser feliz; ha hallado el modo de combinar el sufrimiento con el divertimento: para ayudar a los pobres del mundo celebra festivales musicales, toda una unidad idealista del bien y del mal.
.
Haciendo historia, diremos que la incongruencia de las políticas económicas y las políticas de población, llevaron al quiebre de la relación Sociedad-Economía que en los años 80’ generó un auge de la clase media peruana; sin embargo, a finales de esa década se vio sacudida al igual que todos los peruanos, por un fenómeno económico al que no estaban preparados, así nuevamente la población se vio envuelta en una nube de inseguridad y desatino político, con una inflación superior al 800% y con la agudización de los problemas sociales. La década de los 90’ empezó con el fenómeno mundial de la globalización y la profundización del modelo neoliberal que llegó al Perú con las decisiones económicas y políticas de Fujimori; es ahí donde la clase media sufre el mayor “shock” de su historia.
.
La alianza de la clase trabajadora con la pequeña burguesía es el llamado centro sociológico que hasta la extrema derecha pretende conquistar en las contiendas electorales. En pleno siglo XXI, las organizaciones de izquierda debemos saber ganar a la clase media, conquistar la hegemonía reconociendo que la dialéctica nos enseña que no es posible conciliar la extrema pobreza con la extrema riqueza, que acabar con ambos polos significa agudizar las contradicciones utilizando a la clase media con conciencia de cambio.


fuente: http://nuestra-bandera.com/articulo.php?id_articulo=159

1 comentario:

  1. LO QUE NOS ENSEYA ,ESTO ES QUE SIEMPRE UNO TOMA YA SUS PROPIAS CONCLUCIONES DE LO QUE PUEDE DECIR UN CARTEL Y SE ENCIERRA SOLAMENTE EN SU IDEA FIJA,SI AVERIGUAR NI PREGUNTAR DELO QUE PUEDA SIGNIFICAR ESA ESPECIFICACION,PUEDA QUE SOLAMENTE PIDAN YA UNA PERSONA MAYOR SIN MAYOR PREOCUPACION.ASHORA ESTAR ENCERADO EN UNA SOLA IDEA QUE SOLA LA IZQUIRDA SALVARA AL PAIS,ES VIVIR EN OTRO PAIS PERO NO EL PERU,QUE CAMBIADO DELPAIS CON TODOS ESTOS GOBIERNOS QUE HAN PASADO SOLAMENTE UN CAMBIO DE NIVEL SOCIAL PARA LOS QUE HAN SAQUEADO AL PAIS,PARA SEGUIR EN EL MISMO CIRCULO VICIOSO DE ESCOGER ALOS MISMOS PERSONAJES QUE JODIERON EL PERU Y ASI COMO SIGUE EL PAIS QUIZAS ELIJAMOS LA PROXIMA VEZ A FUJIMORI NUEVAMENTE,PORQUE CON LA IDEA DE PERDEDORES QUE TENEMOS LOS PERUANOS,ROBO PERO HIZO BIEN,PASARAN 200 ANOS Y YO CREO QUE SEGUIREMOS IGUAL,SEA DE IZQUIERDA DERECHA O CENTRO NECESITAMOS UN CAMBIO RADICAL PORQUE LAS MALAS CONSTUMBRES Y CORRUCION ES GENERALIZADA EN TODOS LOS NIVELES Y ASI NO VAMOS A NINGUN LUGAR

    ResponderEliminar